Manos vacías

manos-vacias-poema

Hace años te marchaste,
no nos dio tiempo de despedirnos.
No sé si querías irte,
o fui yo quien te despidió.

Un dolor fuerte en mis entrañas,
me demostró que no estabas.
Un dolor más fuerte,
me confirmó que no volvías.

Las rosas que te acunaron,
se marchitaron sin parar.
Ya no hay vestigios de él,
he tratado de ararlo.

Quiero alimentarlo, cuidarlo,
pero eso no te hará volver,
aún mi alma te extraña,
aún mi cuerpo te busca.

Aún me baño en lágrimas,
trato de lavar mi dolor,
algún día espero verte,
es mi anhelo y mi ilusión.

Un día lograrlo,
parar este dolor,
tenerte en mis brazos,
y darte todo mi amor.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.