Nada

Nada

Siento tristeza, angustia y dolor;
nostalgia de un domingo por llover.
Mis ojos buscan algo, a alguien;
silencio de una copa sin beber.

El sonido de una vela en la noche,
que alumbra la mirada hacia el vacío;
ese sonido que aturde el silencio,
sonido que evoca un recuerdo frío.

La nada se desborda en un momento, en una
mirada que se funde al infinito;
sabores de luna y estrellas,
donde extrañarte se volvía un rito.

Lágrimas que caen pintadas de azul,
con poemas en cada pliego de mi rostro;
silencios que se hunden en mi pecho,
pisadas y caminos que nos llevan a otros.

Foto: Lukasz Lada

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *