Desde el puerto

desde el puerto poema

Estoy en puerto seguro, pero
mi ancla , mi timón, mi vela,
extrañan el ancho mar, su misterio
su profundidad, su brisa titubeante.

El sonido cínico de la brisa,
la mirada retorcida del horizonte,
que me invitaban a acercarme
mientras él guardaba distancia.

Extraño el mar picado acariciándome el rostro,
como solo el mar lo haría,
extraño el olor entre mis rincones,
y la suavidad de las olas rozando
lo más profundo de mí, sí…eso también lo extraño.

Extraño el abandonarme a él
y dejarme llevar por sus aguas
a sitios inimaginables donde solo el sabía.

Regresar a sitios donde no volví jamás,
por miedo a mi misma,
tengo miedo de soltarme nuevamente
y que el mar ya no me acepte.

Tengo miedo a que no me reconozca,
que ya sus olas no me rocen como antes,
no podría vivir sin la mirada del horizonte,
ni la sonrisa cínica de la brisa.

No…no podría,
mi cabrestante ya no se suelta,
tiene años sin soltarse,
mi ancla esta enterrada, no me permite moverme.

Estoy con mi proa en dirección al norte,
lista para salir a su encuentro,
y estoy vacilante,
pero muriéndome por
navegar nuevamente,
estoy en puerto seguro,
pero mi vida esta allá
con él…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.