Aunque nada pasó.

poema Aunque nada pasó

Aunque nada pasó
fui feliz…
allí, justo en tus brazos;
fui feliz allí,
mirando tus ojos.

Fui feliz allí…
besando tus labios,
sintiendo tu calor,
agarrada de tu mano.

¿Por qué no te besé más fuerte?
¿Por qué no me llené de ti,
cuando aún había tiempo,
cuando tus labios eran míos?

¿Por qué no te abracé por más tiempo
y guarde ese calor
para este frio,
para este dolor?

¿Por qué me alejé de tus brazos?,
si eran mi hogar,
eran mi refugio,
mi lugar en el mundo.

¿Por qué te tuve que soltar?
fui feliz allí,
cuando te miraba
y decía te amo,
no estaba jugando.

Aunque nada pasó
fui feliz…
cuando besaba tus labios
y me entregaba por completo;
entregando mi alma,
siendo sólo tuya.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *