Amor bandido

Extraño tus besos
con sabor a cigarrillo,
bañando mi rostro;
cada uno me acercaba a ti.

Tiemblan mis labios,
se entregan… son tuyos.
Es una charla de ternura,
entre mis manos y tu piel.

Extraño tu piel,
te extrañó, algo… pero no tanto,
para sentir nuevamente
tus besos de despedida.

Extraño tus dulces besos,
con sabor a vodka, sensuales,
que me hacían bailar en fuego,
volar al infinito y echar raíz.

Te extraño aunque estas aquí,
a mi lado, al estirar mi mano,
te extraño, aunque levanto la vista y allí estás.

Extraño el fuego que me quema,
el sabor a cigarro y a vodka,
la piel fría y sensual,
las alas y la raíz.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *